La rehabilitación de edificios se equipara a la obra nueva

Tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el sector de la construcción entra en un nuevo ciclo. Lo hace de la mano de la rehabilitación que, después de años remontando posiciones: en 2017 superó los 400 millones en inversión inducida en Euskadi. Una cifra récord que, apuntan, podría despuntar aún más este ejercicio por las inspecciones obligatorias. En este sentido, la rehabilitación se está equiparando a la obra nueva, que sigue a la baja. En cifras, las inversiones de propietarios alcanzaron el año pasado los 402 millones de euros, un "máximo" en actuaciones y gasto que no se veía desde el año 2008, lo que lleva al Viceconsejero de Vivienda, Pedro Jauregui, a hablar de un año "excepcional". "Estamos ahora mismo en la cifra más alta y se ve que hay una evolución positiva", señala. El departamento ha reconocido subvenciones por un total de 40 millones. La mitad, para sufragar obras en fachadas y cubiertas que crecen empujadas por las inspecciones técnicas de los edificios que, recuerda Jauregui, van a ser obligatorias a partir de junio, lo que, anticipa, activará aún más el sector. "La propia inspección técnica ha generado la necesidad de rehabilitación porque el informe de la ITE obliga a intervenir en el edificio, por lo que van a surgir más actuaciones". Además, hace otra lectura: cree que los inquilinos están tomando conciencia y el mantenimiento está cada vez más en sus planes. Una asignatura pendiente, pero "necesaria", recuerda, para mantener a raya el parque de pisos más antiguo del sur de Europa.

Noticia extraída en la web de Cadena SER

Volver a noticias

Noticias relacionadas con el sector de la rehabilitación