Solución a los problemas de forjados

La necesidad de renovar o reforzar el cualquier tipo de forjado puede surgir por muy diversos motivos; aluminosis, carbonatación del hormigón o vigas de madera con carcomas o termitas. La aluminosis es una patología estructural que sufren algunos edificios que consiste en la pérdida de las propiedades del hormigón utilizado haciéndose menos resistente. Este cemento lleva una alta concentración de alúmina, lo que le provoca cambios químicos ante determinados agentes, alterando sus propiedades. Principalmente, existen dos causas que aceleran la patología de la aluminosis: la temperatura ambiental y la humedad. Por otra parte, los problemas de humedad en el hormigón causan daños importantes en nuestros edificios. Uno de los más conocidos y generales es la carbonatación, proceso superficial ligado a las concentraciones de CO2 presentes en el aire, a la presencia de humedad y a la temperatura ambiente. Las armaduras del interior del hormigón empezarán a estar desprotegidas, es decir, comienza el proceso de oxidación. Y al oxidarse las armaduras, tenderán a expandirse. Y esto conlleva a romper el hormigón lo que provoca que se fisure o agriete. También puede darse en forjados afectados por parásitos como las termitas, necesitan humedad para vivir, pero atacan perfectamente maderas secas, para lo cual llevan humedad del suelo o de zonas húmedas de paso hasta la madera. ¿Cuál es la mejor solución? La reparación de vigas afectadas por estos motivos pasa en todo momento por buscar la sustitución funcional del elemento, mediante la colocación de perfiles metálicos laminados en caliente o sistemas estructurales de distintas marcas comerciales con documento DITE (Documento de Idoneidad Técnica Europeo) constituye por definición una evaluación técnica favorable de la idoneidad de un producto para el uso asignado. Se puede aplicar en forjados de viguetas unidireccionales, sean de madera, acero u hormigón. La gran ventaja de estos sistemas es que no es necesario el derribo de la vivienda y en muchos casos tampoco el desalojo de la misma. Pasos a seguir Grupo Geonor realizará una inspección ocular de la vivienda y se tomarán muestras de la estructura o estructuras que considere oportuno el técnico encargado de supervisar y analizar la posible existencia de cemento aluminoso, carbonatación del hormigón o si la estructura es de madera, la presencia de existencia de algún tipo de xilófago. La solución a adoptar vendrá determinada por los resultados del proceso de diagnosis, las características del edificio y otros factores que tendrá que estudiar el técnico. Solicita a Grupo Geonor una inspección de tu edificio sin ningún compromiso. Estaremos encantados de atenderles y solucionar cualquier consulta que pueda surgirles al respecto.

Volver al blog